Épico triunfo de los Steelers contra los Broncos en Heinz Field

Todo parecía una maldita broma.

Los Pittsburgh Steelers llegaban a este domingo ubicados en el puesto 7 para 6 vacantes a la postemporada y al último juego como local en temporada regular.
Delante de ellos se alzaba la primera defensiva de la liga en puntos y yardas totales permitidas y en yardas por aire, y tercera defensiva contra el acarreo.

Los Denver Broncos eran el último gran escollo, que “en teoría”, separaba a los Steelers de la postemporada. Los otros contendientes directos, New York Jets y Kansas City Chiefs, habían ya ganado sus partidos de manera relativamente sencilla y esperaban.

El inicio del partido no podía ser más auspicioso. Luego de la primera serie fallida de los locales, Denver cedía el ovoide por fumble alrededor de su propia yarda 20.
La ofensiva de Ben Roethlisberger no dejó pasar la oportunidad y se llevó 7 puntos.
Luego de eso… todo fue cuesta abajo para nuestra defensiva.

La rotación de la tierra

Comencemos por decir que en 5 series ofensivas, Denver anotó TD en 4 (en la primera cedió el fumble ya mencionado):

  • La 31° defensiva en yardas aéreas estaba justificando con creces el lugar que ocupaba.
  • Era un festival para el juego aéreo.
  • Brock Osweiler, pasaba y anotaba TD acarreando, lucía más como John Elway que como el QB que realmente es.

El ex acerero WR Emmanuel Sanders recibió un pase en la más absoluta soledad del backfield producto de la confusión entre LBs y profundos, y luego de 61 yardas anotó el segundo TD de su equipo. Antes de finalizar el 1er cuarto Sanders tenía 8 recepciones, 100 yds y 1 TD.

Todo en la defensiva era un caos. Conversaciones presurosas antes de cada snap, movimientos de idas y vueltas de los profundos, cambios de posiciones, marcación en zona con mucho espacio de colchón para los receptores, cargas infructuosas…
Y todo para nada. Osweiler distribuía el ovoide a discreción.

  • 295 yardas totales permitidas por la defensiva en la primera mitad, 88 de ellas por tierra.
  • Ocho de ocho conversiones de 3er down.

Todo era lisérgico.
El marcador estaba en 27 a 13 para Denver.

Si bien se mira era un juego de 2 anotaciones, no parecía tan terrible…
A menos que uno haya estado mirando el partido: una cosa era el marcador y otra muy distinta las alternativas del juego.

Big Ben y su ofensiva habían logrado mantener a distancia de tiro el marcador.
Pero se sabía que si Denver poseía el ovoide anotaría TD. Era una verdad natural: como la rotación de la tierra.

Steelers Contra los Broncos: Noche y día

Lo que sucedió y se dijo dentro de ese vestidor es para nosotros un misterio y sólo pertenece al equipo.

  • La cuestión es que que Osweiler tenía la posesión del ovoide al comenzar el tercer cuarto. Había que pararlos YA!
  • Y la marea cambió.

Primer pase desviado en 2do y 20 por Ross Cockrell, y primer punt del partido para Denver.

  • Los profundos se pegaron a sus marcas, ya no había receptores libres.
  • Sanders desapareció del juego. La ofensiva visitante se vio obligada a despejar una y otra vez.

Denver terminó el 3er cuarto con un sólo 1er down en 4 series. No convertiría ni uno sólo más en todo el partido ya que finalizaría con 9 de 17 intentos
Ryan Shazier tuvo su primer INT de su carrera, en un momento clave que valdría 7 puntos más en el marcador.

Big Ben siendo Big Ben, Antonio Brown siendo Antonio Brown.

 

Enorme. Pero, para mí, aún con sus más de 180 yardas y sus 2 TD, su logro quedó opacado por la resurrección de la defensiva.

 

Cuando el partido se moría y parecía que al final teníamos amarrada la victoria, para terminar de destrozar nuestras coronarias, Ben lanzó una impensada intercepción que dió nueva vida a Denver que ya había fracasado en convertir un 4to down.

Menos de 2 minutos en la yarda 42 de Pittsburgh y perdiendo por 7, Osweiler tenía la oportunidad de empatar, transformarse en héroe e ir a OT.
Pero esa defensiva no estaba dispuesta a entregarse y cortó toda posibilidad de avance. Otro 4to down y fuera.

Increíblemente, los Steelers ganaron el juego más impensado de la temporada y de mucho tiempo:

IMG_20151221_192716

Los Pittsburgh Steelers remontaron un déficit de 17 puntos por primera vez desde 1997 contra los Colts.

Frases como “somos los Steelers y podemos ganar este juego y mucho más” dichas a medio tiempo, me parecían más bravuconadas de fans inflamados por el deseo que una posibilidad real.

  • No había sustento en la realidad para tal epopeya.

Se han cargado las tintas sobre Antwon Blake. Pero, si bien es cierto su bajo rendimiento y que no creo que deba ser titular, de alguna manera mantiene el favor del Coach Mike Tomlin. Es injusto, sin embargo, culpar sólo a él cuando lo que falló fue la defensiva entera.

Uno de los datos más llamativo, a mi juicio, es el número de pases defendidos. Los Steelers promediaban 4.23 pases desviados por partido. Así por ejemplo, contra los Bengals la semana pasada defendieron 5 pases, contra los Colts 8 y vs Seattle sólo 1.
En la primera mitad del partido no pudieron desviar ni tan solo uno de los 18 pases que lanzó Osweiler. Pero luego defendieron 10 pases. Y todo en una sola mitad!! Ryan Shazier fue el defensor más prolífico en este rubro con 3 desvíos, seguido de Will Allen con 2.

Coach Mike Tomlin se refirió a la remontada de la segunda mitad: Dijo que en el vestidor sólo le pidió a los jugadores que “dejaran de patearse el trasero”.

La sugerencia tuvo su efecto.

Enhorabuena.

El Dr. de Acero

Print Friendly, PDF & Email
Hey! Give me a hand. Please share this on Facebook, Twitter, WhatsApp etc... Thanks.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *